viernes, 28 de septiembre de 2012

El cuervo cojo: León 1936

Una novela leonesa, sobre la vida y la tragedia en León

No puedo dejar pasar la oportunidad de recomendar esta novela por diversas razones. Por un lado por tratarse de una narración centrada en León, con un escenario que nos puede resultar de lo más familiar, con unos personajes conocidos, a pesar de los nombres disimulados, un argumento bien desarrollado y una trama que mantiene la atención del lector.
Portada del libro
Por otra parte, debemos valorar el hecho de que a pesar de haber utilizado un sistema de edición digital a través de Bubok, lo ha complementado con una pequeña distribución por algunas librerías, lo cual ha facilitado sin duda que algunos ejemplares de la novela lleguen al público habitual.
Se lee con fluidez, al menos según mi criterio. Aunque sin grandes pretensiones, genera una expectación en su lectura que se mantiene hasta el final del libro.
Quizá cojea un poco en la descripción de algunos de los personajes que giran en torno al protagonista, pues si bien los datos que aporta son figurados, no por ello carece de un carácter histórico, que hace que se noten algunas imprecisiones históricas, sobre todo a la luz de nuevos datos revelados en publicaciones recientes como la de "Asesinaron La Democracia: autopsia a Miguel Castaño, alcalde y periodista represaliado" de Carlos J. Domínguez.
Sin embargo, no por ello pierde el valor narrativo como novela, pues la hilatura de la trama se sostiene a lo largo de todo el libro, hasta llegar al desenlace, incluso haciendo salir a escena a personajes tan pintorescos como Genarín, junto a otros como el Alcalde de León, Miguel Castaño, el presidente de la Diputación, Ramiro Armesto, el Gobernador Civil, Emilio Francés o el capitán republicano, Juan Rodríguez Lozano. En definitiva, y como debe ser una obra de este tipo, debe tener credibilidad más que exactitud.
Imagen divulgada sin contrastar como
 Genaro Blanco (Genarín)
Aunque su autor en portada aparece como pseudónimo, Fray Mateo, debemos agradecer esta obra a Goyo Álvarez Barriales en homenaje a su abuelo paterno Valentín Álvarez Fernández, que sufrío la represión de las nuevas autoridades durante la Guerra civil y la prisión por esta causa.
Su expediente es uno de los rescatados por la asociación AERLE como se puede ver siguiendo el enlace anterior.
A pesar de los numerosos autores leoneses que tenemos, no hay una amplia literatura enmarcada en esta contemporaneidad, que nos pueda resultar familiar y cercana. Ya se ha citado la más reciente sobre Miguel Castaño, otro ejemplo es la novela de Pedro Víctor Fernández, El triángulo del león. Quizá sería de interés hacer un repaso a la narrativa leonesa centrada en esta etapa.
Para saber más sobre Goyo Álvarez merece la pena visitar su blog y sin ninguna duda leer su novela, un homenaje más que digno, no sólo a su abuelo, sino a todas las personas que, como él, transitaron de una forma u otra esos tiempos oscuros, perdiendo por el camino amistades, familia y parte de su vida, sin perder la dignidad ni la bondad.

viernes, 14 de septiembre de 2012

En memoria de BALDOMERO LOZANO PÉREZ

Me remiten un escrito redactado y firmado por algunos de sus compañer@s y amig@s, lo reproduzco para su mayor difusión. Baldomero Lozano fue un hito en la política leonesa que dejó huella en todos los que le conocieron:

En memoria de BALDOMERO LOZANO PEREZ

Diputado Socialista por León fallecido hace 33 años


Hubo un tiempo, en el que pertenecer o simpatizar con el Partido Socialista Obrero Español, era sinónimo de orgullo y de reconocimiento social y político. Fueron los tiempos del final de la dictadura y de la transición, el tiempo del primer diputado socialista por León, Baldomero Lozano, un hombre absolutamente cercano y entregado con fuerte empeño a cualquier causa y sobre todo, a todo lo leonés. Victoriano Crémer lo definió como “un leonés nacido en Tierras de la Mancha”, Juan Pedro Aparicio, Luis Mateo Diez, Ernesto Escapa, José Luis Gutiérrez y José María Merino, se refirieron a él como “un recolector de ideas, de vivencias y de problemas, para luego exponerlas con pasión y tenacidad, y para defenderlas con toda la mucha energía de que era capaz”, según su artículo publicado en la Tribuna de EL PAÍS del 03.07.79, en la que además se dice, que “fue el obstáculo más importante que impidió a la derecha leonesa integrar a León en el ente preautonómico castellano”. Era el tiempo del Diputado Socialista por León, en las legislatura Constituyente y Primera, BALDOMERO LOZANO PÉREZ.


De bien nacidos es ser agradecidos y algunos leoneses, amigos, antiguos militantes socialistas, desencantados y otros muchos (en otras ondas políticas, personales o profesionales), queremos dejar constancia del agradecimiento que le debemos, cuando se cumplen 33 años, de la fecha que su fallecimiento (15 de Septiembre de 1979).
Nuestros agradecimientos pasan, en primer lugar, por el reconocimiento de su entrega desinteresada en la defensa de las causas de todo lo leonés; de las cuencas mineras (mineros y sus comarcas), de los trabajadores en general, o de los conflictos particulares como el de la Maragatería y el Campo de Tiro del Teleno, por citar algunas. Como demócrata, consideró y asumió una opinión mayoritaria de la población, abanderando la postura de consultar a los leoneses en Referéndum, el modelo autonómico preferido, aceptando en cualquier caso el resultado de la consulta.
También le reconocemos, que en nombre de la Federación Socialista Leonesa, iniciase los primeros acercamientos y encuentros, con posteriores acuerdos y pactos, con el sindicato campesino Unión de Campesinos Leoneses (UCL) de: Gerardo García Machado, José Agustín González, Felipe Martínez Morán, José Luis Sevilla y Matías Llorente. UGAL, la heredera hoy en parte, de aquel importante fenómeno sindical leonés, liderada por éste último, ha mantenido hasta hace bien poco, el espíritu y las forma de aquel pacto. Hoy, desafortunadamente está roto, tras tantos años de caminar juntos, sin previsión de las graves consecuencias que podrán acontecer para ambas partes. 
La visión política de Baldomero Lozano, permitió representar al sector agroganadero de la práctica totalidad de la provincia, dotándole de un protagonismo y trascendencia económica fundamental, nunca antes sentido en el sector, hasta ese mismo momento. Se manejó perfectamente en un territorio abonado ideológicamente por la derecha, desde siempre, donde estaban muy presentes los sentimientos de la propiedad privada (de la tierra), y donde existía también, un fuerte y arraigado caciquismo residual. Y todo ello, a pesar de los escasos resultados en votos y organización que, especialmente en el medio rural, tuvimos en las primeras Elecciones Generales de 1977.
Para los que compartimos tiempos, ilusión, ideales, luchas y trabajo, le recordaremos siempre como el político ideal, el modelo de político a seguir, o simplemente, el mejor político que hemos conocido. Defensor de cualquier injusticia, o circunstancia, por grande o pequeña que fuera, su forma de hacer política estaba siempre basada en los principios más sencillos y elementales de racionalidad, respeto, democracia, justicia y libertad. Jamás buscó protagonismo ni rédito personal alguno. Hoy, en plena crisis económica, pero también y fundamentalmente, de valores y de crisis ideológica en la izquierda, echamos en falta ese nivel de compromiso y entrega, de los valores de Baldomero Lozano Pérez y de la ideología en la que creía y militaba.
Se percibe tan claramente esa falta de nivel de compromiso y entrega, que hará falta que llegue cuanto antes, el tiempo (tal como él proclamaba), de rearmarnos en las ideas y defender como entonces, los derechos sociales, el derecho al trabajo, la igualdad, la solidaridad, lo público (sea la Enseñanza, la Sanidad o lo Social), y luchar contra las injusticias que padece hoy esta sociedad. Para arrancar como ayer, con los mismos ideales básicos, organizándonos y volviendo a combatir con fuerza e ilusión, toda esa desvergüenza y cinismo que nos rodea.


lunes, 23 de enero de 2012

Asesinaron La Democracia: autopsia a Miguel Castaño, alcalde y periodista represaliado

El próximo viernes a la 20:30 se presenta el libro así titulado, en el Parador Nacional de Turismo de San Marcos, con asistencia de numerosos representantes de los diferentes ámbitos en los que Miguel Castaño, el protagonista de la obra, tuvo actividad y desarrollo esas facetas de su vida.
Así se han cursado invitaciones a cargos públicos de la provincia, representantes institucionales, a los periodistas que ejercen su labor en León, a personas del mundo de la cultura, asociaciones que desarrollan su labor en torno a la Memoria Histórica, a cargos y militantes del PSOE, y un largo etcétera, lo que parece pronosticar una gran acogida y asistencia.
La figura de Miguel Castaño, aun vigente en la memoria de la sociedad leonesa es, sin embargo, poco conocida en profundidad, ya que faltaba al respecto una investigación que llenase las inmensas lagunas que los años de dictadura y la desmemoria general borraron.
A este respecto, el autor, Carlos J. Domínguez de la Fuente, ha navegado por esa maraña de fragmentos de historia y memorias personales, entrelazándolos y dando nuevamente vida a la personalidad de Miguel Castaño, personaje público, alcalde, periodista, pero también padre de familia, rescatando su trayectoria y las vicisitudes de sus últimos días.
Un esfuerzo que ha tenido como resultado un volumen que da luz a muchas incógnitas, después de varios años de trabajo.
Su presentación en el Hostal de San Marcos tiene además un carácter simbólico ya que en ese mismo espacio tuvo lugar una parte trascendental del desenlace luctuoso de esta historia.
En nuestro blog ya nos hemos referido en más de una ocasión a la figura de Miguel Castaño Quiñones, por lo que únicamente nos resta hacer referencia a esas entradas y agradecer de antemano el interés de nuestros lectores y rogar vuestra asistencia.

Presentación del libro "Muerte y represión en el Magisterio de Castilla y León"