domingo, 13 de julio de 2008

Discurso integro de Paco Fernández


DISCURSO DE PRESENTACIÓN DE LA CANDIDATURA A LA SECRETARÍA GENERAL
Boñar, 12 de julio de 2008


Existen en el vocabulario leonés muchas palabras que bien podrían definir hoy cuál es nuestro proyecto. Orgullo de ser leoneses y de ser socialistas; lealtad a unas ideas de solidaridad que, después de más de un siglo aún permanecen vigentes; compromiso con un futuro mejor; lucha por una ideal de bienestar y de justicia para todos pero, especialmente para los menos favorecidos; anhelo de un León fuerte, dueño de su futuro y deudor de su pasado y, por encima de todos, trabajo y honradez.
Sé que todos los que me acompañen en este proyecto sentirán como suyos todos y cada uno de estos vocablos porque definen un partido que hemos ido creando entre todos y que es hoy la referencia para más de once millones de personas en este país y, por primera vez en muchos años, la referencia mayoritaria para los leoneses y las leonesas.
Porque entiendo que puede seguir siéndolo, porque creo en este ideario y en estas personas presento hoy aquí, a escasos kilómetros del pueblo de mis mayores, mi candidatura a liderar el proyecto provincial de la Federación Socialista Leonesa. Y lo hago aquí como homenaje a mi padre, a Mariano, que representa los miles de leoneses que han tenido que trabajar duro, muchas veces fuera de sus pueblos o ciudades, para labrar un futuro de esperanza.
Me conocéis. Y conocéis mi trayectoria. Siempre he asumido mis responsabilidades. Y ahora estoy dispuesto a dar un paso más. Porque creo en la fuerza de este partido, de sus militantes, en la fuerza de León y en la fuerza del cambio. Nuestro partido tiene la obligación de estar en permanente cambio para adaptarse a lo que demandan los ciudadanos y por ello os anuncio que haremos un equipo joven, fuerte y dinámico. Un equipo que no se encerrará en despachos, sino que estará a pie de obra por todos los rincones de la provincia.
Sé que es posible. Porque creo en un proyecto de futuro, pero dentro de este partido al que me afilié hace casi treinta años y porque creo que, con sus postulados, es posible hacer que León sea lo que los leoneses deseen.
Intentaré tomar el relevo del secretario provincial, Miguel Martínez, y del secretario regional, Ángel Villalba, que han sabido llevar al partido a unos resultados electorales que abren la vía a la recuperación de nuevas instituciones. A ellos quiero agradecer su trabajo y dedicación al partido en estos últimos años y su presencia aquí, que entiendo como un respaldo al cambio.

La fuerza del cambio

Sí, nosotros podemos. Obama propugnó que, con trabajo, tesón y confianza se puede lograr aquello que te propones. Así es y así lo creemos. Por ello afrontamos un proyecto de cambio que haga del Partido Socialista Leonés la voz de los leoneses que quieren un futuro para sus hijos y un presente mejor.
El partido socialista ha demostrado en las últimas décadas que es la auténtica fuerza del cambio en España y también en León. Y la fuerza del cambio es la fuerza del partido socialista leonés, es la fuerza que nos ha impulsado siempre a trabajar por esta tierra, anteponiendo los intereses de nuestra provincia a los intereses del partido, trabajando cada día en todos y cada uno de los ayuntamientos, de cada pueblo, donde nuestros militantes dedican su tiempo y esfuerzo, poniendo sus propios recursos, al servicio de las ideas que nos han movido siempre. Vosotros, los militantes y simpatizantes sois la fuerza del Partido Socialista Obrero Español, sois la fuerza del cambio y sois la fuerza de León.
Estamos convencidos de que podemos porque, como dijo Napoleón, la victoria pertenece al más perseverante.
Pero lo hacemos con la vista en el pasado y el horizonte en el futuro, porque sólo mirando el pasado se puede avanzar en el presente; sólo mirando hacia adelante se puede caminar seguro. León tiene un pasado excepcional pero puede labrar un futuro de oportunidades, con nuevas fuentes de ingresos, con más y mejores condiciones de vida para todos y todas, con servicios generales que garanticen la posibilidad de vida en cada una de las localidades, sea cual sea su tamaño.


El impulso necesario

El impulso ha de partir de todos y cada uno de nosotros, desde nuestros puestos hemos de sembrar las semillas que permitan crecer el empleo, la economía o el desarrollo futuro de esta tierra. Juntos, trabajando, podremos sentar esas bases con el avance de las infraestructuras –una provincia bien comunicada, con autovías, tren de alta velocidad y un aeropuerto competitivo-, con la búsqueda de posibilidades de desarrollo del medio rural basadas en el cuidado del medio ambiente pero, sobre todo y por encima de todo, en el cuidado de las gentes que residen en estos pueblos. Proyectos que permitan nuevas vías de ingresos para la montaña, que ha sufrido la reconversión sin alternativas hace casi dos décadas.

El compromiso

“León ha de ser lo que los leoneses quieran”, escribió Julio Llamazares.
León, los leoneses, deben tener derecho a definir su futuro y a hablar, sin ser acallados ni criticados, sobre cómo desean verse dentro de veinte o treinta años. Siempre, desde luego, desde el máximo respeto a la normativa vigente y a la decisión democrática mayoritaria. Esta reflexión no es contra nadie, sino a favor. A favor de un futuro mejor para los leoneses. No aceptaremos un no como respuesta a la defensa de un futuro mejor para León.
Me niego a aceptar un –ismo dicho con desprecio. Me niego a aceptar, como dice Julio Llamazares que “hasta los 24 años fui leonés, pero un día, cuando me desperté, me dijeron que era castellano-leonés”.
¿Por qué a quién defiende a su país, los intereses de su nación, su región o su provincia se le llama leal y a nosotros se nos quiere tachar de exacerbados o embusteros? Soy leonés y defiendo los intereses de León. Porque entiendo que no hay nada malo en ello. Porque entiendo que es justo. Porque entiendo que, como cargo público, es obligatorio. Y, porque entiendo que la historia de León lo ampara, su presente lo justifica y su futuro lo requiere. Y los defiendo desde un partido que siempre lo ha avalado. Sí, además soy socialista porque ¿alguien cree que es compatible ser socialista y no defender estos principios?.
León aparece en las estadísticas en la recta final de cada tabla positiva. La provincia tiene, por ejemplo, la quinta peor tasa de actividad de España, sólo superada por Salamanca, Zamora, Cuenca y Lugo. Permitidme un ejemplo, mientras en León apenas 198.000 leoneses están ocupados, en Valladolid, una zona mimada por la Junta de Castilla y León, más de 248.000 personas que tienen un puesto de trabajo remunerado. Estos datos apuntan que sólo la mitad de los leoneses en edad de trabajar lo hacen.
Pero ésta es una provincia fuerte que está viviendo los mejores momentos de su historia. Estamos recibiendo las mayores inversiones del Estado que se han hecho en toda la democracia. y eso quiere decir que en los últimos cuatro años la provincia de León ha recibido la mayor inversión estatal del último siglo. Fijaros, os pondré un ejemplo: hasta que José Luis Rodríguez Zapatero llegó a la Moncloa la mayor inversión realizada por el Gobierno en esta provincia era la autovía del Noroeste. Pues bien, solo con lo invertido en la mejora de los regadíos del Bierzo ya se ha superado esa cantidad. Si a eso le sumamos las obras del AVE, obras en las principales carreteras de la provincia, en desarrollo de regadíos, Inteco, Ciudad de la Energía, Fondos Miner, estamos hablando de unas cifras que hasta hace cuatro años eran sólo un sueño. Y las inversiones van a seguir, sabéis que el Presidente del Gobierno, como buen leonés, cumple lo que dice y el PSOE de León velará para todas y cada una de las comarcas leonesas se beneficien.
Gracias a estos proyectos, a estas multimillonarias inversiones, a la puesta en marcha en León del Instituto de Tecnologías de la Comunicación, la Ciudad de la Energía, el Centro Estrada, la Unidad Militar de Emergencias, la Ciudad del Mayor –cuyo proyecto presentaremos el lunes- o el Centro de Atención a Personas con Grave Discapacidad de San Andrés, los leoneses han cambiado la resignación por la fuerza, y la desesperanza por la apuesta de futuro.
Pero sigue siendo a las administraciones más cercanas a las que les corresponde luchar por evitar desequilibrio y por poner a la provincia de León en la rampa de salida para una ciudad del siglo XXI. La Junta de Castilla y León tiene las competencias en la promoción de empleo, en la gestión de servicios sociales o en el desarrollo de los parques tecnológicos. O en Agricultura, un sector que han intentado desmantelar con la falta de ayudas directas a agricultores y ganaderos a pesar del peso que tiene en zonas como ésta, y en el 80% del norte provincial; un sector que ha de ser la base del desarrollo futuro sostenible.
Desde León hemos de dar la vuelta a esos datos, a estas situaciones, con nuestra oposición frontal a cualquier política que suponga un menosprecio, un agravio o una cortapisa para el desarrollo de cada comarca.

La respuesta progresista

El avance se ha de basar en una respuesta progresista que propugna una sociedad más justa con mejores oportunidades para quienes son más desfavorecidos.
“En pos de un sueño de libertad, de igualdad, de justicia social, aquellos socialistas decidieron no dejar las cosas como estaban, y pusieron en marcha la más importante fuerza política de nuestra historia, el PSOE, la fuerza del cambio”, explicó el pasado fin de semana José Luis Rodríguez Zapatero en el congreso federal y ese espíritu, el de los fundadores del Partido Socialista, ha de ser el que dirija todo nuestro trabajo. Por la igualdad, por la justicia social y por mejorar las condiciones de vida de todos.
Pero sólo con todos podremos hacerlo y ahí es donde os pido vuestra ayuda porque como indicó el libertador San Martín “Mi mejor amigo es el que enmienda mis errores o reprueba mis desaciertos”. Os pido vuestra implicación y vuestra cooperación para sacar adelante, en las mejores condiciones este proyecto. Os pido vuestra crítica cuando me equivoque, vuestro apoyo cuando acierte y vuestra colaboración siempre. Sólo convencido de que contaré con vosotros opto a esta nueva etapa en el partido, con el respaldo que da saber que las voces de los vecinos están conmigo ahora, como lo estarán con el PSOE los ecos de los leoneses.

Un nuevo impulso del socialismo

Nuestro modelo de partido permitirá dar un nuevo impulso al socialismo, manteniendo las ideas que nos han hecho crecer en la defensa de los ciudadanos, pero pensando siempre en ellos. Nuestro partido será lo que los leoneses quieran que sea, un partido que luche por la justicia social, por la igualdad entre territorios, por el desarrollo, por el futuro… por el progreso y el bienestar.

En una nueva sociedad

En la que los valores sean los que han marcado siempre el trabajo de los socialistas y en el que el ciudadano sea el único protagonista. Cuando decidí valorar la posibilidad de presentar mi candidatura únicamente sopesé si podría preparar, presentar, un proyecto para los ciudadanos, no un proyecto para el partido, sino un plan que recogiera lo que los ciudadanos quieren.
Como hemos hecho, y permitídme este guiño, en la capital, un proyecto que no se base en los réditos personales ni políticos sino en un futuro para los ciudadanos, con un nuevo modelo de gestión que suponga darle vueltas a años de gobierno popular. Así, porque la capital no es sino un ejemplo de la provincia o de la comunidad, podremos darle la vuelta a los resultados electorales. Sólo con el trabajo, la dedicación, el esfuerzo de todos y el convencimiento de que nuestras ideas, nuestro modelo de sociedad es el que mejor responde a las necesidades de los leoneses y de las leonesas.

Ganar el futuro

Así, el futuro estará en nuestras manos. León podrá contar con posibilidades de desarrollo porque cuenta con el mejor capital posible, el capital humano, unos hombres y mujeres que pese a todas las dificultades han sabido resistir. Y el partido socialista leonés cuenta con las mejores personas para llevar adelante todo este proyecto. No podemos dejar en manos de nadie el futuro de León, está en nuestros dedos, en nuestras ideas y en nuestro impulso, haciendo frente –con rigor, seriedad, argumento y sobre con la voz de las respuestas- a todos aquellos que quieren acallar la voz de León, el grito unánime de esta tierra.

Construir en libertad

La libertad para poder decidir qué queremos, qué futuro deseamos dejar a nuestros hijos y nietos.

Raíces para una democracia

Por eso y, porque la voz nunca debe ser acallada, sentaremos en la reivindicación, en la voz de la mayoría, como base de la democracia, nuestro proyecto. Juntos, repito, juntos podemos.

No hay comentarios:

Presentación del libro "Muerte y represión en el Magisterio de Castilla y León"